Transparencia y salud

La transparencia es indispensable para vivir en armonía.

La gente de este mundo vive en la mentira incluso sin ser consciente de ello. Vive ocultando por miedo. El miedo al rechazo, al juicio, al abandono. El miedo a la pérdida del amor. Este potente sentimiento lleva a la gente a enmascarar sus emociones y pensamientos. A encubrirse, justificarse y ocultar.

Para las personas, dentro de ese ocultamiento, es más fácil darse sus propias razones y sus propias justificaciones para responder desde la negatividad. Por supuesto que no lo hace ni consciente, ni voluntariamente, lo hace desde un funcionamiento trampa.

¿Porque es tan importante la transparencia?. La transparencia está relacionada íntima y profundamente con la posibilidad de ponernos en manos del otro. Es abrir el corazón plenamente, sin dejarnos nada, al otro. Y aunque lo hagamos temblorosamente, cuando lo hacemos, vencemos el miedo. Si afrontamos la verdad de lo que sentimos, aquello que nosotros creíamos ser y la forma en la que ocultamente estábamos argumentando nuestra forma de actuar, desaparecen.

Mostrar nuestros miedos siendo sinceros y transparentes da la oportunidad al otro de trabajar en nuestro interior. Conseguir abrirse al otro sin ser un espejo de miedo, de impotencia o de juicio, te sana.

Cuando de verdad no te ocultas, ni te aíslas, el otro es más capaz que tú mismo de rescatar la perla de bondad que existe en todos los corazones.

La transparencia es decir, aquí estoy, dime tu quién soy porque yo ya no lo sé.

El otro no tiene tu carga, ni tu pasado, por eso igual que tu puedes ayudarle a el, el puede ayudarte a tí. No tiene la mirada y la mentira de tu ego, y si le abres el corazón, siempre va a ver lo mejor de tí. Ocultándole por miedo tus sentimientos, en el fondo le engañas, le traicionas, entonces se establece la lucha y las malas relaciones encontrando de este modo más y más justificaciones para volvernos a ocultar y volvernos a separar.

La transparencia es el mejor terreno. Estamos diciéndole al otro, no tengo miedo, mírame, aquí estoy.

Aquello que era un error, una debilidad o un miedo albergado en nuestro interior creyendo que podíamos ser capaces de superar, lo ponemos en manos del otro. Esa vulnerabilidad que tanto se teme en este mundo en el fondo es nuestra mejor oportunidad.

Abandonemos la falsa creencia de lo que es mejor o mas oportuno y entonces el otro nos verá de verdad.

Es muy importante este concepto de la transparencia porque ante esa apertura del corazón solo el amor más puro puede actuar. Rechacemos programas de miedo y separación. Abandonemos las máscaras. Actuemos desde el amor.

amor, crecimiento, empatia, psicologia, salud, sinceridad, transparencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *