El miedo al dolor en las separaciones, en las rupturas de vínculos, nos obliga a partir del miedo básico al dolor del abandono, de la soledad y la pérdida amorosa en las diferentes fases del desarrollo infantil.

Al referirnos a la experiencia de dolor emocional, ciertamente podemos entender que el recién nacido y niño necesitó crear todo un sistema de autoprotección con el que disminuir, alejar, desplazar, negar o proyectar fuera de sí el sufrimiento desencadenado ya sea por la ausencia de calor y presencia afectiva o la falta de punto de referencia o de reconocimiento, ya sea la angustia por una separación temprana o por la manipulación, juicio, retiro de afecto o castigo de un tipo u otro.

Ya en el desarrollo de las relaciones adultas, la mayor o menor dificultad para separarnos del esquema de funcionamiento emocional infantil condicionará nuestra mayor o menor capacidad de autonomía, madurez y felicidad en las mismas.

Las separaciones, la muerte y el cambio tienen en común el elemento de “la pérdida”. La pérdida afectiva, la pérdida del vínculo remueve, despierta y actualiza el sufrimiento antes citado.

Si sufrimos dolor de estómago lo saludable será buscar el medio para curar el origen de dicho dolor. Si sufrimos soledad, desamparo, desesperanza….la angustia se instala en nosotros y difícilmente desaparecerá a no ser que afrontemos el dolor.

Continuar leyendo

Sin TERNURA vivimos en un terreno árido, falto de agua y nutrientes.

Sin TERNURA vivimos ajenos a la VIDA en un sistema de supervivencia precaria y mísera, un sistema frío, de desamparo, soledad y miedo.

Sin TERNURA cada miembro de nuestro mundo trata de “salvarse” como puede, subiendo a una balsa para atravesar el “Rio de la Vida”, sin contar con el otro, aplastando o compitiendo por un pedazo.

La TERNURA nos humaniza, nos reblandece muros de aislamiento, disuelve la negación y la autonegación. Nos devuelve la ESPERANZA, el vigor, la potencia del SER que, en su esencia ama, confía, se manifiesta, entrega lo que es, tiende a la union (a la comunión) con los otros, goza y ríe de estar vivo.

La tesis de hoy es… que sin TERNURA NO PODEMOS VIVIR, TAN SOLO SOBREVIVIR y, por ello, en nuestro mundo, el ser humano nace, funciona, se reproduce y muere sin desarrollar su bello potencial.

El título de este artículo surge en mi deseo de afirmar  la ternura, en contraste con seguir hablando de violencia, aunque sea de prevención y soluciones para la misma.

El ser humano que nace y crece rodeado de ternura jamas será violento.

Continuar leyendo

La transparencia es indispensable para vivir en armonía.

La gente de este mundo vive en la mentira incluso sin ser consciente de ello. Vive ocultando por miedo. El miedo al rechazo, al juicio, al abandono. El miedo a la pérdida del amor. Este potente sentimiento lleva a la gente a enmascarar sus emociones y pensamientos. A encubrirse, justificarse y ocultar.

Para las personas, dentro de ese ocultamiento, es más fácil darse sus propias razones y sus propias justificaciones para responder desde la negatividad. Por supuesto que no lo hace ni consciente, ni voluntariamente, lo hace desde un funcionamiento trampa.

¿Porque es tan importante la transparencia?. La transparencia está relacionada íntima y profundamente con la posibilidad de ponernos en manos del otro. Es abrir el corazón plenamente, sin dejarnos nada, al otro. Y aunque lo hagamos temblorosamente, cuando lo hacemos, vencemos el miedo. Si afrontamos la verdad de lo que sentimos, aquello que nosotros creíamos ser y la forma en la que ocultamente estábamos argumentando nuestra forma de actuar, desaparecen.

Mostrar nuestros miedos siendo sinceros y transparentes da la oportunidad al otro de trabajar en nuestro interior. Conseguir abrirse al otro sin ser un espejo de miedo, de impotencia o de juicio, te sana.

Continuar leyendo

El origen de la neurosis y el sufrimiento humano reside en todo aquello que tuviste que hacer siendo niño para sobrevivir afectivamente.

Toda una carrera de obstáculos, tensando, bloqueando y disminuyendo la capacidad de inspiración. Acortando músculos y articulaciones en un proceso como el que sigue:

La frustración de una necesidad básica de afecto en el recién nacido provoca una respuesta de llanto (el llanto es el primer lenguaje) que es reprimido o no atendido. Esto provoca una primera respuesta de rabia, enfado, gritos, mordiscos, etc.  A partir de ahí se genera una nueva represión del impulso emocional.

Este es un proceso típico de nuestro sistema cultural y educativo. La consecuencia es toda una serie de tensiones neuromusculares surgidas de la necesidad de evitación tanto de:

-La expresión emocional, que causa castigo o retiro de afecto y represión.

-Del contacto mismo de las propias sensaciones corporales asociadas con la vivencia del impulso que acarrearía consecuencias represivas y dolorosas.

Estas tensiones van cronificándose en el cuerpo y contienen información de emociones bloqueadas  y de las situaciones que las ocasionaron. Así pues, se bloquea la energía ligada a los impulsos afectivos temidos.

Continuar leyendo

Cuando hablamos de amor, la libertad y el compromiso frecuentemente parecen antagónicos.Sin embargo, la libertad consiste en la capacidad de elegir, porque me comprometo únicamente con aquello que elijo y sí te elijo cada día, entonces, mi compromiso contigo me hace libre, a no ser que lo queramos todo, en cuyo caso, no elegimos.

La “ilusión de libertad” que proporciona no comprometerse tiene mucho que ver con el famoso complejo de Peter Pan. Pero esa fantasía de eterna juventud condena  a seguir jugando sin crecer en el país de nunca jamás.

Compromiso se corresponde, a su vez, con implicación. Y sí no me comprometo con lo que digo, con lo que hago, con lo que elijo, con lo que amo, no estoy implicándome en ello, por tanto, no estoy, no soy, no existo.

A menudo escuchamos frases como:

“ Yo no quiero ataduras”.“ Temo que busque algo más”.“ Nuestra relación se basa en la libertad individual”. “ Tengo miedo de perderme en el otro”.” Prefiero no entregarme del todo, nunca se sabe si esto durará” y un largo etcétera.

Abunda la confusión que identifica la huida de la relación, con la libertad, el compromiso, con atadura y la entrega amorosa, con la pérdida de uno mismo.

Continuar leyendo

El concepto AMOR PROPIO está, en mi opinión, contaminado, cultural y caracterialmente hablando. Amor propio, confundido con orgullo, no guarda ninguna relación con el concepto de “amor por tu vida”.

Emprender el camino consciente de amar tu vida conlleva el respeto hacia quien eres, y así dejar de disfrazarte de quien no eres. Conlleva el gusto de manifestarte tal cómo eres, y arriesgarte así al amor o al rechazo de la otra persona, pero garantizarte, sin duda, la ternura de tu propio corazón.

El amor no sabe de juegos sucios o de poder, de sumisión, o necedades como la mentira o la manipulación. No sabe de ridiculización ni de orgullo.

El amor es un niño espontáneo, ingenuo, y digno. Lo que hagamos con él lo convierte en el cielo o el infierno, en felicidad o en sufrimiento.

Continuar leyendo

La persona deprimida hizo una renuncia a la agresividad vital. Se acomodó, resignada, en la pasividad. “La muerte del impulso de la demanda para la satisfacción amorosa es el estado emocional de la depresión.”

Depresión es resultante de resignación, renuncia, por la sucesiva frustración, de un impulso natural del organismo para la satisfacción de una necesidad básica de amor, de contacto, calor, plenitud, y vida. 

El paciente depresivo conoce el dolor angustioso de la fría soledad, el sufrimiento desgarrador del esfuerzo (sin frutos ) y la desesperación.

Solo las vicisitudes de la “relación terapéutica”, poco a poco, van a hacer posible la apertura al viejo dolor, porque estará asociada a la ESPERANZA.

La “no respuesta” de otro tiempo, que llevó el sujeto a replegarse, resignarse, dormir, desconectar, morir (aún sobreviviendo), es transformada, en la actualidad de esta “nueva relación”, en RESPUESTA, presencia, contacto, sucediendo con ello, el despertar y la revitalización de su SER. 

La depresión es inmovilidad, pasividad, lentitud psicomotriz. Mientras que en la agresividad hay búsqueda, en la depresión hay renuncia. En la agresividad hay esperanza de encuentro, en la depresión desesperanza y retirada hacia dentro (respecto al exterior) .

Continuar leyendo

Ensayaba su mejor sonrisa
mientras se vestía de motivos aparentes
para salir al asfalto,
a las gentes,
a las prisas,
al comercio de ruindades,
al cielo inalcanzable,
al deseo de tocar el vuelo de un niño

Continuar leyendo

Normalmente ellos son mas líneales y literales, ellas circulares.

Si ellos construyen hacia arriba, ellas más bien hacia lo profundo. 

Ellos ven mas lo evidente, destacarían lo que se muestra, y no tanto la intención o lo simbólico. 

Ellas están más atentas al gesto, a lo que queda oculto, a lo metafórico. 

Si nos orientamos en la relación de modo que dichas diferencias sean complementarias, llegaremos a la unión, la compenetración, la ayuda mutua. Si en cambio lo hacemos hacia el predominio personal o el juicio al otro porque “no es como yo” o no hace igual, o piensa y actúa de modo opuesto (versus equivocado) entonces la consecuencia será la lucha, la decepción, el agobio, malestar o bien la huida. 

Para ellos ellas son mas bien “locas”, emocionales, difíciles de entender o se pierden en el detalle, dan vueltas.

Para ellas, ellos son simples y faltos de sensibilidad (o sentimientos), “van a la suya”…

Pero si ambos se fijan detenidamente, consciente y pacientemente, se enternecerán, porque descubrirán que:

Ellas son todo corazón, se preocupan y cuidan de todos, tienen en cuenta cada precioso detalle, porque observan como ayudar, servir, amparar. Ellas sufren y se alegran “a pleno pulmón”, ellas se esfuerzan por desenterrar toda la verdad porque creen que la transparencia es la mejor base para la comunicación, ellas anhelan la permanencia, la continuidad del amor, la seguridad y la calma. 

¿Y ellos?…

Continuar leyendo

conciencia-y-ecología

Ecología hace referencia a preservar la naturaleza. A estas alturas de nuestra civilización ha llegado a resultar muy a menudo lejano y artificial este concepto mas allá del intento de cuidar y preservar la salud a través de alimentos y pesticidas. 

¿Que pasa con el Ser humano en este sentido?. ¿Conocemos o hemos olvidado también la naturaleza esencial del Ser humano?. ¿Siempre fuimos así, separados, interesados, temerosos, tecnócratas racionales, lujuriosos, iracundos y destructivos?. 

La ecología va asociada a la conciencia, cuidar de la tierra, cuidar de los buenos alimentos, solo es posible partiendo de tener una conciencia suficiente. Tiene que dolernos el daño de la Tierra, por ejemplo, y que no solo sea un ideal o un mensaje bonito.

Debemos por otro lado hablar de la ecología humana, hablar del nacimiento y crianza  ecológica, educación y las relaciones interpersonales basadas en el respeto , el cuidado recíproco, el servicio al otro ( y no mas yo y solo yo).

Continuar leyendo