Etiqueta: vinculo

El miedo al dolor en las separaciones, en las rupturas de vínculos, nos obliga a partir del miedo básico al dolor del abandono, de la soledad y la pérdida amorosa en las diferentes fases del desarrollo infantil.

Al referirnos a la experiencia de dolor emocional, ciertamente podemos entender que el recién nacido y niño necesitó crear todo un sistema de autoprotección con el que disminuir, alejar, desplazar, negar o proyectar fuera de sí el sufrimiento desencadenado ya sea por la ausencia de calor y presencia afectiva o la falta de punto de referencia o de reconocimiento, ya sea la angustia por una separación temprana o por la manipulación, juicio, retiro de afecto o castigo de un tipo u otro.

Ya en el desarrollo de las relaciones adultas, la mayor o menor dificultad para separarnos del esquema de funcionamiento emocional infantil condicionará nuestra mayor o menor capacidad de autonomía, madurez y felicidad en las mismas.

Las separaciones, la muerte y el cambio tienen en común el elemento de “la pérdida”. La pérdida afectiva, la pérdida del vínculo remueve, despierta y actualiza el sufrimiento antes citado.

Si sufrimos dolor de estómago lo saludable será buscar el medio para curar el origen de dicho dolor. Si sufrimos soledad, desamparo, desesperanza….la angustia se instala en nosotros y difícilmente desaparecerá a no ser que afrontemos el dolor.

Continuar leyendo

La persona deprimida hizo una renuncia a la agresividad vital. Se acomodó, resignada, en la pasividad. “La muerte del impulso de la demanda para la satisfacción amorosa es el estado emocional de la depresión.”

Depresión es resultante de resignación, renuncia, por la sucesiva frustración, de un impulso natural del organismo para la satisfacción de una necesidad básica de amor, de contacto, calor, plenitud, y vida. 

El paciente depresivo conoce el dolor angustioso de la fría soledad, el sufrimiento desgarrador del esfuerzo (sin frutos ) y la desesperación.

Solo las vicisitudes de la “relación terapéutica”, poco a poco, van a hacer posible la apertura al viejo dolor, porque estará asociada a la ESPERANZA.

La “no respuesta” de otro tiempo, que llevó el sujeto a replegarse, resignarse, dormir, desconectar, morir (aún sobreviviendo), es transformada, en la actualidad de esta “nueva relación”, en RESPUESTA, presencia, contacto, sucediendo con ello, el despertar y la revitalización de su SER. 

La depresión es inmovilidad, pasividad, lentitud psicomotriz. Mientras que en la agresividad hay búsqueda, en la depresión hay renuncia. En la agresividad hay esperanza de encuentro, en la depresión desesperanza y retirada hacia dentro (respecto al exterior) .

Continuar leyendo