Etiqueta: pareja

El miedo al dolor en las separaciones, en las rupturas de vínculos, nos obliga a partir del miedo básico al dolor del abandono, de la soledad y la pérdida amorosa en las diferentes fases del desarrollo infantil.

Al referirnos a la experiencia de dolor emocional, ciertamente podemos entender que el recién nacido y niño necesitó crear todo un sistema de autoprotección con el que disminuir, alejar, desplazar, negar o proyectar fuera de sí el sufrimiento desencadenado ya sea por la ausencia de calor y presencia afectiva o la falta de punto de referencia o de reconocimiento, ya sea la angustia por una separación temprana o por la manipulación, juicio, retiro de afecto o castigo de un tipo u otro.

Ya en el desarrollo de las relaciones adultas, la mayor o menor dificultad para separarnos del esquema de funcionamiento emocional infantil condicionará nuestra mayor o menor capacidad de autonomía, madurez y felicidad en las mismas.

Las separaciones, la muerte y el cambio tienen en común el elemento de “la pérdida”. La pérdida afectiva, la pérdida del vínculo remueve, despierta y actualiza el sufrimiento antes citado.

Si sufrimos dolor de estómago lo saludable será buscar el medio para curar el origen de dicho dolor. Si sufrimos soledad, desamparo, desesperanza….la angustia se instala en nosotros y difícilmente desaparecerá a no ser que afrontemos el dolor.

Continuar leyendo

El concepto AMOR PROPIO está, en mi opinión, contaminado, cultural y caracterialmente hablando. Amor propio, confundido con orgullo, no guarda ninguna relación con el concepto de “amor por tu vida”.

Emprender el camino consciente de amar tu vida conlleva el respeto hacia quien eres, y así dejar de disfrazarte de quien no eres. Conlleva el gusto de manifestarte tal cómo eres, y arriesgarte así al amor o al rechazo de la otra persona, pero garantizarte, sin duda, la ternura de tu propio corazón.

El amor no sabe de juegos sucios o de poder, de sumisión, o necedades como la mentira o la manipulación. No sabe de ridiculización ni de orgullo.

El amor es un niño espontáneo, ingenuo, y digno. Lo que hagamos con él lo convierte en el cielo o el infierno, en felicidad o en sufrimiento.

Continuar leyendo

Normalmente ellos son mas líneales y literales, ellas circulares.

Si ellos construyen hacia arriba, ellas más bien hacia lo profundo. 

Ellos ven mas lo evidente, destacarían lo que se muestra, y no tanto la intención o lo simbólico. 

Ellas están más atentas al gesto, a lo que queda oculto, a lo metafórico. 

Si nos orientamos en la relación de modo que dichas diferencias sean complementarias, llegaremos a la unión, la compenetración, la ayuda mutua. Si en cambio lo hacemos hacia el predominio personal o el juicio al otro porque “no es como yo” o no hace igual, o piensa y actúa de modo opuesto (versus equivocado) entonces la consecuencia será la lucha, la decepción, el agobio, malestar o bien la huida. 

Para ellos ellas son mas bien “locas”, emocionales, difíciles de entender o se pierden en el detalle, dan vueltas.

Para ellas, ellos son simples y faltos de sensibilidad (o sentimientos), “van a la suya”…

Pero si ambos se fijan detenidamente, consciente y pacientemente, se enternecerán, porque descubrirán que:

Ellas son todo corazón, se preocupan y cuidan de todos, tienen en cuenta cada precioso detalle, porque observan como ayudar, servir, amparar. Ellas sufren y se alegran “a pleno pulmón”, ellas se esfuerzan por desenterrar toda la verdad porque creen que la transparencia es la mejor base para la comunicación, ellas anhelan la permanencia, la continuidad del amor, la seguridad y la calma. 

¿Y ellos?…

Continuar leyendo